Diseño web: la importancia de la consistencia en los detalles

Cuando estamos creando o rediseñando una página web no solo debemos tener en cuenta el aspecto general de nuestro nuevo sitio, sino también evaluar cómo vamos a integrar los diferentes elementos que compondrán dicha página web.

De hecho, las mejores páginas no son siempre las que causan una extraordinaria primera impresión, sino aquellas que mantienen la buena sintonía con el visitante, guiándole a través del sitio gracias a los elementos del diseño y facilitando su experiencia de usuario.

Para ello debemos conseguir que todos los elementos de la web queden correctamente integrados en el diseño, de manera consistente, y formando un todo uniforme que facilite al usuario la navegabilidad, la búsqueda de información y el reconocimiento de las diferentes secciones del sitio web.

A continuación presentamos una pequeña lista de detalles que debemos tener en cuenta a la hora de crear o rediseñar un nuevo sitio web:

  • Utilizar una gama de tipografías reducida, que se adecúen al tono general de la web, y que se reconozcan y mantengan a lo largo de todo el sitio.  Es decir, que en todas las secciones los títulos mantengan un mismo tipo de letra, color y tamaño, los enlaces sean reconocibles y los menús de navegación se mantengan en una posición determinada.
  • Elegir un tipo de alineación y respetarla a lo largo del sitio.  Es muy molesto ver páginas en las que unos párrafos de texto están justificados, otros alineados a la izquierda, centrados, etc.
  • Utilizar imágenes coherentes a lo largo del sitio y adecuadas a nuestro público objetivo.  Si usamos fotos adquiridas en un banco de imágenes, asegurarnos de que realmente transmiten el mensaje que nos interesa más allá de la espectacularidad de la foto.  Es decir, evitar imágenes muy llamativas pero que muestran sitios o personas que no encajan con nuestra ubicación o nuestro negocio.
  • Adecuar el tamaño de las imágenes a la estructura de la web y a la cantidad de texto que debe mostrarse.  Además la estructura y densidad de imágenes también debe mantenerse a lo largo del sitio.
  • Usar gamas cromáticas adecuadas a nuestra imagen corporativa y evitar saltos bruscos de unas secciones de la web a otras.
  • Utilizar iconos de la misma familia o tipo y que sean regulares en tamaño.  Muchas veces encontramos iconos de redes sociales, suscripciones a rss, correo electrónico, etc. sin ninguna relación entre ellos.
  • Aprovechar el diseño de nuestra página para lanzar pequeños guiños sobre la decoración de nuestro local físico, nuestra ubicación o nuestra identidad corporativa.  Por ejemplo, una tienda deberá mantener cierta uniformidad estética entre la decoración de su local, su escaparate y su página web.

Un sitio web no tiene necesariamente que cumplir todos estos detalles. De hecho en ocasiones podemos saltarnos a propósito algunas de estas recomendaciones buscando un impacto o una respuesta emocional por parte del visitante.  Pero incluso en esos casos es importante tener en cuenta estos mismos criterios para lograr un resultado final consistente.

Y, por supuesto, debemos huir en todo momento de la tentación de usar plantillas prefabricadas sin una correcta y cuidadosa personalización de las mismas a nuestras necesidades, nuestra imagen corporativa y al cuidado de nuestros detalles.

Contacta con nosotros

{emailcloak=off}
Enviando este formulario, confirmas haber leido nuestra política de privacidad y aceptas los términos y condiciones indicados en la misma.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. / Saber más