¿El fin de una era?

Poco a poco Chrome va convirtiéndose en un navegador de masas.  Es posible que su cuota de mercado aún esté lejos de Firefox y, sobre todo, de Internet Explorer.  Pero su evolución está siendo increíblemente rápida tanto en calidad como en cantidad real de usuarios.

No tengo nada en contra de Chrome.  Al contrario, me parece un buen navegador: rápido, robusto, con actualizaciones automáticas y silenciosas.  Ojala esto fuese así en todos los navegadores y pudiésemos olvidarnos definitivamente de crear webs que puedan ser visualizadas correctamente en Internet Explorer 6.

Mis inquietudes no vienen motivadas por la calidad del navegador, sino por la aparición de la tienda de aplicaciones de Chrome a partir de la versión 8 del navegador.  Esta tienda permite descargar y comprar aplicaciones para que funcionen en Chrome, de forma similar a las tiendas de las plataformas de telefonía móvil iTunes Store o Android Market.

Poco a poco iremos viendo la llegada de aplicaciones para conectar con Facebook y Twitter en lugar de acceder a las páginas web de las redes sociales.  Seguro de veremos aplicaciones para la lectura de noticias, para escuchar música, para visualizar videos de YouTube... y con ello buena parte del tráfico de internet se filtrará a través de aplicaciones que funcionan sobre el navegador.

De forma paralela llegará el patrocinio de aplicaciones con el que las principales empresas pujarán por aparecer entre las aplicaciones destacadas o recomendadas, y que proporcionará suculentos beneficios a Google.  Todas estas aplicaciones permitirán personalizar la forma de acceso a los contenidos adaptándolas al dispositivos que usamos para conectarnos a Internet: ordenador, portátil, tableta, teléfono, televisión...

Y ¿qué pasará con el formato de web tradicional?  Evidentemente va a seguir con nosotros muchos años.  Estamos empezando a disfrutar de CSS3, del HTML5 y continuará evolucionando mucho tiempo para seguir ofreciendo nuevas y mejores experiencias al usuario.  Pero es innegable que tendrá que ceder una buena parte de su tráfico a las aplicaciones .  Por ello podemos decir que estamos ante el principio del fin de una era de la omnipresencia del http://.

Es un nuevo comienzo y una nueva oportunidad.

http://www.youtube.com/watch?v=jB5KFJULahs

Contacta con nosotros

{emailcloak=off}
Enviando este formulario, confirmas haber leido nuestra política de privacidad y aceptas los términos y condiciones indicados en la misma.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. / Saber más