La ICANN da luz verde a los dominios corporativos… ¿realmente importa?

Comenzábamos la semana con el anuncio por parte de la ICANN (el organismo encargado de gestionar los dominios en Internet) sobre la liberación de los nombres de dominio de primer nivel (TLD).

Esto significa, que a partir del año que viene, tendremos disponibles nuevas terminaciones para las direcciones de las páginas web.  En lugar de tener una URL del tipo  www.nombre.com una empresa podría tener simplemente www.nombre.  Es decir,  una empresa como Apple podría crear una web con un nombre tan sencillo como iphone.apple en lugar de www.aple.com/productos/iphone.

Según los miembros de la ICANN este es el más drástico cambio experimentado por la red en las últimas cuatro décadas.  Se habla de una “apertura de Internet a las ilimitadas posibilidades de la imaginación humana”, de una “nueva era de la red”.

Sinceramente, pienso que esta ampliación de los dominios llega mal y tarde.  Por un lado, es un movimiento que sólo beneficiará a las grandes corporaciones que podrán permitirse el desembolso que implicará la compra de un dominio de primer nivel.

Por otro lado, debemos reconocer que la importancia de la URL va siendo cada día más escasa.  Los usuarios se han acostumbrado a utilizar los buscadores como las rutas de acceso a las páginas web, y la costumbre de escribir la URL en el navegador va siendo cada día más escasa.  Además, la tendencia de los navegadores (impulsada por Google con Chrome) de unificar la caja de búsqueda con la barra de direcciones facilita esa tendencia.  Y los acortadores de direcciones nos han hecho olvidar el problema de contar con una URL excesivamente complicada.

Por lo tanto, al usuario que busca “Iphone Apple” le va a importar muy poco si la página resultante es www.aple.com/productos/iphone ó  la nueva hipotética  iphone.apple (o incluso la IP 65.42.155.20). La búsqueda semántica y el posicionamiento SEO se imponen a las reglas y a las estrictas normativas  de los organismos por controlar los formatos de las URLs de las páginas web.

Veremos cómo evoluciona, pero personalmente no me da la sensación de encontrarme ante “un punto de inflexión en Internet”.  Si en los últimos años hemos visto una revolución se llama HTML5, ¡y no tiene nada que ver con la URL de la página!

Juanjo Marcos

Contacta con nosotros

{emailcloak=off}
Enviando este formulario, confirmas haber leido nuestra política de privacidad y aceptas los términos y condiciones indicados en la misma.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. / Saber más