Nadie me quiere

Tener perfiles en las diferentes redes sociales no garantiza el éxito de la estrategia de comunicación 2.0 para las empresas. Estas son algunas claves para la gestión de las redes sociales.

Las redes sociales tienen algunas características particulares que las distinguen del resto de los medios de comunicación. Además, no son todas iguales y las propias especificidades, así como su tipo de usuarios, determinan la forma en que deben ser gestionadas.  Es habitual encontrar empresas que, a pesar de tener perfiles en las redes sociales más destacadas como Facebook y Twitter, no logran tener un alto grado de interacción con sus clientes.

Lo primero que es importante destacar es que, a diferencia de otros medios de comunicación (los tradicionales como la TV, radio, periódicos, etc.) las redes sociales tienen como razón de ser una idea de comunicación horizontal. En tal sentido conceptos como feedback pierden relevancia, no es posible la retroalimentación pues en las redes sociales la comunicación es construida por todas las personas en pie de igualdad. Este detalle es frecuentemente olvidado por las empresas que tratan a las redes sociales como un medio tradicional; emiten una noticia y esperan que por ese simple hecho los usuarios deban responder.

Un segundo elemento que debe tenerse en cuenta es que los vínculos en las redes sociales deben cuidarse; al igual que las relaciones en la vida real (la no virtual) es fundamental alimentar las relaciones con nuestros seguidores. Es importante establecer el diálogo con ellos y estar dispuesto a recibir comentarios que no nos gustan. En suma, las marcas hace años que interpretan un monólogo monocorde y a todo volumen. Con las redes sociales eso no funciona, es necesario pararse a escuchar, mucho más que a hablar. Es un tiempo de diálogo, es un momento en que debemos desarrollar la capacidad de escucha.

Finalmente, queremos hacer referencia a un elemento que consideramos de vital relevancia. La comunicación debe ser significativa para el destinatario. Los seguidores de una marca, tienen sus propios intereses, emociones, apetencias. No les interesa TODO lo que la marca quiere contarles. La comunicación debe basarse en aquellas cosas que importan a nuestros seguidores, no a nosotros. Debe ser relevante lo que queremos contar y sobre todo es trascendente para nosotros lo que ellos nos cuentan. Para eso se vuelve fundamental conocerlos, saber cuáles son sus intereses, sus sueños, qué cosas los motivan y a cuales no les dan importancia.

En definitiva, para que una marca pueda sacar provecho de sus perfiles en las redes sociales es necesario que sean gestionadas con espíritu de comunicación y no como un mass media. Es necesario escuchar a nuestros seguidores, saber qué quieren y para ello es indispensable conocerlos. Podríamos decir, que es un mensaje muy parecido al del marketing directo, aunque te dirijas a miles de clientes, hay que hablarles como si cada uno fuera único.

Fuente: Espacio Actitudes

Contacta con nosotros

{emailcloak=off}
Enviando este formulario, confirmas haber leido nuestra política de privacidad y aceptas los términos y condiciones indicados en la misma.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. / Saber más